Nosotros

Quienes somos: Una agencia de reservaciones en línea radicada en Matanzas, Cuba. Nuestro trabajo es conectarte con los principales restaurantes de Varadero y gestionamos tu reservación en línea si lo necesitas. Ofertamos servicios adicionales: orden de taxi y una actualización detallada sobre la vida nocturna en Varadero , el polo turístico más famoso de Cuba.


Nuestro equipo: Por ahora somos un pequeño grupo, tan pequeño que podemos darnos el lijo de desayunar juntos todos los lunes: Lizanias, Yasniel, Katia y yo, David.

Más que un equipo somos una familia. Luego de trabajar juntos muchos años en varios hoteles de Varadero hemos decidido unir fuerzas para sacar adelante este interesante proyecto.

Lizanias está convencida de que servir es un privilegio. Su amplia experiencia como animadora y guía turística la convierte en una comunicadora fuera de serie; además, conoce Varadero mejor que nadie.

Yasniel ha trabajado casi veinte años en turismo. Su inteligencia emocional y su optimismo son la luz que nos guía a todos. Su lema es: «Una manera segura de triunfar es duplicar el número de errores».

Katia es una chica seria, siempre ocupada y pensativa, a pesar de ser el miembro más joven del grupo. Adora la música rock y detesta los video-juegos. Sus ídolos son Steve Jobs y Bill Gate. Es uno de esos seres felices y escasos que aman lo que hacen.

David (un servidor): Me gusta la buena comida y creo que ayudar a las personas a encontrar un buen lugar para cenar puede hacer la diferencia.


Nuestros valores: ayuda incondicional y confiabilidad.
Nuestra misión: conectar a nuestros clientes con los servicios que necesitan
Nuestra visión: Nos interesa establecer con nuestros clientes una relación a largo plazo.
Nuestra meta: ser el principal facilitador turístico de Cuba
Nuestra propuesta de valor: disponible 24/7, incluyendo días festivos


Cómo surgió DineoutinCuba :

Hace poco más de un año salí a cenar con Lizanias, su esposo y un grupo de amigos canadienses. Pasamos casi una hora buscando un lugar disponible. Era temporada alta, por lo que todos los restaurantes de Varadero estaban colmados. Terminamos esperando afuera de uno de ellos hasta que se vaciara una mesa y solo entonces, ya casi a las diez de la noche, pudimos entrar.
«Para la próxima mejor reservamos una mesa,» dijo Kyles, uno de nuestros amigos canadienses, después de que el camarero nos informara apenado que solo podíamos ordenar tres langostas, pues ya no quedaban más.
Su novia Mónica nos explicó que ella había intentado reservar en línea pero que no había un sitio en Internet donde pudiera hacerlo. «Revisé la página web de algunos restaurantes, y encontré sus teléfonos,» dijo. «Pero no tuve tiempo de llamar desde el hotel.»
No pude evitar sentirme culpable de que en un lugar como Varadero, adonde vienen miles y miles de personas de todo el mundo, no fuera posible hacer una reservación en línea.
Dos meses después, en una discusión fortuita, Katia, cofundadora y actual webmaster de DineoutinCuba, mencionó de pasada que abrir una empresa por Internet no es tan difícil como la mayoría de la gente piensa.
«Solo se necesita una buena idea de negocio,» dijo. «El resto es pan comido.»
Esa noche me desperté con un pensamiento fijo martillando en mi cabeza. Al día siguiente fui a ver a Katia y le propuse que trabajáramos juntos. Ocho meses más tarde DineoutinCuba estaba disponible en la web.